Sergio Ventura

Dice el tango que “veinte años no son nada” y debe ser cierto, porque algunas resurrecciones culturales incluso duplican esta cifra. Este es el caso de Sergio Ventura (Castellón, 1934) pintor y muralista que después de cuatro décadas de inactividad ha decidido volver a la primera plana de la actualitat artística. La respuesta al por qué de este sorprendente lapsus en su trayectoria la da el propio artista con rotunda sencillez y sinceridad: “Simplemente me he dedicado a vivir”. Un argumento que cualquiera se atreve a contradecirlo.


Discípulo de Ramón Catalán en la Escuela de Bellas Artes de Castellón, Ventura pertenece a la generación de artistas como Alberto Guallart, Juan Ripollés, Traver Calzada o Luis Bolumar, tres compañeros de profesión con los que comparte décadas de amistat. Fue precisamente con Guallart con el que hizo algún de sus murales más recordados, como los que presidieran hoteles y centros recreativos a Benicàssim y Castellón.