Amanda Dreamhunter

Lo confesamos: somos fans, así que todo lo que digamos sobre Aitor Aranda y Carmen Córder no será objetivo. En absoluto. Partiendo de esa base, cualquiera que conozca la firma Amanda Dreamhunter estará de acuerdo con nuestra introducción y en que su forma de entender la fotografía es única e inimitable. También la vida, pero eso es otro cantar que disfrutamos los que tenemos la suerte de pasar horas a su lado. La aventura nació en 2011 en forma de alter ego y estudio creativo, desde entonces se han encargado de convertir el reportaje nupcial en lo más parecido a una hermosa tarta de chocolate. Un placer para todos los sentidos.



Ante un sector del reportaje fotográfico que apuesta por la velocidad, a menudo vertiginosa, Aitor y Carmen aportan la visión del orfebre. Trabajan “slow”, conscientes que cada imagen es un pequeño universo en el que nada puede forzarse o provocarse. La naturalidad y la sencillez manda, desde la primera entrevista a las parejas que van a casarse o a las empresas que quieren apostar por una identidad visual diferente. Es el secreto de su éxito, un regreso a los orígenes con el que nos sentimos plenamente identificados. Para crear es necesario tiempo, trabajo e inspiración a partes iguales. ¿Acaso no es esa la filosofía bohemia?

Todo eso y mucho más lo vas a encontrar en el altillo de la Bohemia, donde comparten espacio con otros residentes como Ana Vernia o Sergio Ventura. Difícil que no te inviten a un café antes o después de que les des tu “si quiero” (el más importante después del otro). En definitiva, que nosotros que juramos que no volveríamos a pasar por el altar…nos lo estamos replanteando. Y es que lo que Amanda Dreamhunter ha unido…será difícil que lo separe el hombre.

Puedes contactar con Aitor y Carmen en www.amandadh.es (dí que vas de nuestra parte).