Ana Vernia

Ana Vernia es, por encima de todo, una artista comprometida con su tiempo. Nacida en Burriana, en 1976, ha desarrollado una de las trayectorias más sólidas y coherentes del arte contemporáneo valenciano. Así lo demuestra que, solamente en 2017, participara en tres de las ferias con más prestigio de cuantas se realizan en nuestro país: ESTAMPA, ArteSantander y MARTE. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia (Facultad de Bellas Artes). Ha realizado estudios en la Accademia Albertina delle Belle Arti (Turín), y estancias en Francia, Inglaterra y Estados Unidos, que han contribuido a madurar su lenguaje plástico. Actualmente tiene su estudio en La Bohemia, donde prepara sus nuevos proyectos.

Vernia ha realizado diversas exposiciones individuales y colectivas, en galerías y fundaciones, como la Galería Evelyne Heno de París, el Museo Centro del Carmen de Valencia, La Fundación Frax de Alfás del Pí (Alicante) o el Museo de Bellas Artes de Castellón, entre otros. Ha ganado recientemente el Premio Nacional de Pintura de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y su obra ha sido reconocida también con el Primer premio en el Salón de Otoño del Ateneo Mercantil de Valencia en su edición de 2014.

En 2012 obtuvo la Beca Hábitat Artístic Castelló que le permitió desarrollar un proyecto expositivo durante varios meses, y ha sido seleccionada en la 75 Exposición Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas (Ciudad Real), entre otros reconocimientos. Su obra forma parte de colecciones e instituciones como la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos en Valencia, el Museo del Calzado de Elda (Alicante), el Ateneo Mercantil de Valencia o la Fundación Gaetano Morguese en Bari (Italia).


Tal y como señala Rosa Ulpiano en la página de la artista en Shiras Galeria, “las imágenes de Ana Vernia son contundentes, dejándonos sorprendidos de esta contundencia con su particular uso del color. En su repertorio icónico predomina lo edulcorado mediante un constante uso cromático de tonalidades pastel. Sus representaciones pictóricas evocan misteriosas alegorías románticas por la concesión expresiva y el gusto por lo enigmático. Pero desde las anécdotas se eleva una meditación con el uso de extraños personajes inmersos en un particular paisaje. Meditación sobre la poesía y la pintura, sobre la vida y el arte. Meditación sobre la flaqueza de los seres vivos, el triunfo final del silencio para la contemplación”.

Puedes contactar con Ana Vernia en www.anavernia.com (dí que vas de nuestra parte).